Me he acostumbrado

Me he acostumbrado a ti, al polvo de tu rostro, a tu sangre, a tu llanto, a tu miedo que no quiero mío.

Me he acostumbrado a tu cuerpo inerte en brazos de un desgarrado adulto o en una primitiva morgue… que son cosas de la guerra, de la lejanía. Nada pinto en eso.

A tu pequeño cuerpo muerto bocabajo en mi playa como alcanzando una inútil conquista, como llegando a decirme cuan cercanos somos en realidad, iluso niño.

Me he acostumbrado.

A los cuerpos menudos que flotan como otro cualquiera, inermes en un Mediterráneo ruta de grades cruceros y grandes contradicciones, con unas profundidades repletas de vergüenza.

Y no es que sea malo, ni insensible, no. Pero algo me pasa niño, cuando a tu cara de pavor y tu vida sin futuro me he acostumbrado. Y ya se sabe, aquello que hago rutina me aburre, no me motiva, no me conmueve.

Algo he de hacer niño, he de buscar nuevos estímulos, quien sabe….igual un viaje o no sé….tal vez un bostezo.

ninos-sirios-trefugiados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *