Nuestra apuesta por la educación en Bolivia: las bibliotecas virtuales

Atrás van quedando los tiempos en los que ir a la biblioteca suponía sentarse a leer un libro impreso en papel. Internet reina en el planeta entero y para poder avanzar tanto sociedades como individuos es imprescindible saber, como mínimo, desenvolverse con un ordenador. Por ese motivo, Bolivia invierte en equipos informáticos para su población, pero se encuentra con la barrera de que el 40% no sabe utilizarlos. De hecho, algunos incluso los venden porque no los quieren para nada. Ante este contexto, Amigos en Marcha lucha por evitar el estancamiento de los jóvenes y colaborar con el desarrollo educativo de determinadas zonas con una gran propuesta: las bibliotecas virtuales.

Gracias a la iniciativa de las autoridades locales y juntas de vecinos de Tiquipaya, y con el apoyo de Amigos en Marcha, nació hace tres años la biblioteca T’ika Khatu a la que acuden estudiantes, profesores y profesionales de otros sectores con el fin de mejorar su futuro laboral. Allí aprenden a trabajar con un ordenador, tienen acceso a internet y fondos bibliográficos, salas de lectura y salas polivalentes para actividades con niños, con el objetivo de que estos espacios se conviertan en un lugar de aprendizaje e intercambio de conocimientos y experiencias, además del uso de nuevas tecnologías.

biblioteca-1

Entrada de la biblioteca virtual de Tiquipaya

biblioteca-2

Biblioteca de Tiquipaya

Tras el éxito de T’ika Kathu, nos proponemos ahora renovar sus fondos bibliográficos e informáticos y, lo más importante, emprender un segundo proyecto con una nueva biblioteca en la zona de Colcapirhua, también en Bolivia, de la que se beneficiarán cerca de 10.300 jóvenes. Para ello esperamos contar con la ayuda de entidades, como la fundación ACS, además de donaciones particulares y recursos propios. Ya estamos evaluando el proyecto que está sobre la mesa y adelantando trabajo con las autoridades locales. El plazo de ejecución y rodaje se estiman en torno a los seis meses y unos 20.000€ de inversión total, divididos en tres etapas de ejecución, supervisadas por nuestro amigo Diego Plá, para garantizar el rigor y un control de los fondos. Cada etapa deberá cumplir con una serie de requisitos para poder continuar con la siguiente.

Proyectos como este persiguen objetivos importantes para nosotros, como son la demanda e iniciativa laboral, la implicación de responsables locales, donantes y Amigos en Marcha, y la incidencia en la educación e infancia-juventud. El acceso a la información y la formación a través de las nuevas tecnologías es un derecho más y, en cualquier caso, una oportunidad que debería estar al alcance de todos. Tenemos la inversión necesaria para arrancar, pero estos proyectos necesitan de nuestro apoyo para mantenerse a flote durante muchos años y que lleguen al mayor número de personas posibles. Si quieres hacer tu donación, pincha en este enlace. ¡Por fin, miles de personas podrán dar un paso adelante en sus expectativas de futuro y se activará el talento dormido de gente llena de motivación, interés y creatividad gracias a estas bibliotecas!

Comparte este artículo con tus amigos en redes sociales


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *