Ser niño soldado, el drama de 300.000 pequeños en todo el mundo

En la actualidad hay cerca de 300.000 niños que están pasando su infancia combatiendo en guerras, en lugar de ir al colegio y disfrutar de lo propio de su edad. Mali, Nigeria, Yemen, Irak y hasta un total de 14 países consienten los niños soldado, ya que incluso forman parte de muchos ejércitos gubernamentales. Con el fin de tener presente esta cruda realidad, el día 12 de febrero fue el Día Internacional contra el Uso de Niños Soldado.

Desgraciadamente, ser un niño soldado no siempre supone ir de uniforme militar con un arma en la mano. Puede ser desde mensajero o espía hasta esclavo sexual o detector de minas. Y este último no consiste precisamente en ir con un aparato que pita si se acercan a una, sino en pasearse por terrenos peligrosos a riesgo de que le hagan saltar por los aires.

Y es que parece que sobran las razones para reclutar a menores como soldados, porque su formación militar es más barata que la de los adultos, están llenos de energía para pasarse horas realizando cualquier tarea que les asignen, ya que su inocencia les hace ser dóciles y manipulables y, para colmo, ser soldado significa en muchos casos una mejora en sus pobres condiciones de vida.

Algunos se atreven a defender la voluntad de los pequeños que escogen combatir de forma voluntaria pero, ¿en qué cabeza cabe semejante idea? Si estos niños tuvieran la posibilidad de vivir como lo que son, niños, ¿realmente escogerían ser soldado y arriesgar su vida en lugar de aprender y jugar? Demasiados países tienen pendiente hacer los deberes en cuanto a los derechos infantiles, porque la adrenalina de todos los niños del mundo debería ser por corretear con sus amigos, y no por haber matado a otras personas en mitad de un conflicto bélico.

Comparte este artículo con tus amigos en redes sociales